Actualidad

La crisis de los y las trabajadores a honorarios en La Araucanía.

honorarios

El covid-19, sacó a relucir lo peor de los empleadores privados, quienes olvidándose de que son los y las trabajadores los que producen los recursos para que ellos puedan enriquecerse, han comenzado a despedir de manera masiva a los que día antes llamaban “colaboradores”, también nos mostró la peor cara de un pésimo empleador: El Estado, que a costa de resguardar los intereses económicos de un sector del país, no ha dudado en recortar recursos a programas sociales de alto impacto, para derivarlos a políticas publicas nefastas, dejando a miles de personas sin acceso a los servicios que estos programas prestaban, así como a miles de personas sin trabajo a lo largo de todo el país, en medio de esta inmensa crisis sanitaria que no han logrado manejar, aumentado de sobremanera las ya altas tasas de desempleo. 

En  medio de esta pandemia, hay otro empleador que está pasando desapercibido en la región de La Araucanía; los municipios. Por años, han sido responsables de la precarización del trabajo, constituyendo en las comunas de la región un nicho laboral altamente precario, con trabajadores y trabajadoras que no cuentan con acceso a salud, previsión social, seguros de accidentes, derecho a licencias médicas pagadas, e inclusive derechos laborales mínimos como vacaciones, permitiendo lo que ellos llaman “contratos de prestación de servicios”, que en la práctica son contratos de trabajo, como ya lo han demostrado la mayoría de los tribunales de la región, frente a un juicio laboral, obligando a los municipios a reconocer la relación de dependencia y por tanto al pago de indemnización y cotizaciones por los años de servicio.

Hoy, los y las trabajadores a honorarios de la región, están siendo la primera línea de los todos Alcaldes, que se jactan de tener controlada la pandemia, a costa de la explotación de personas, que en muchos casos, no cuentan siquiera con un contrato laboral a la fecha, sin sueldos, sin acceso a salud en el caso de contraer el virus covid-19, lo que fácilmente podría ocurrir causa de las instrucciones que han recibido por parte de sus Alcaldes, que van desde controlar los accesos a las ciudades, instalar los cordones sanitarios, tomar temperatura, visitar a personas con posible diagnóstico de Covid-19, entre otras tareas de alto riesgo, sumado a que tampoco son capaces de entregar la implementación mínima, como guantes, mascarilla, alcohol gel. 

Sabemos que los municipios deben coordinar la ayuda en medio de esta crisis que está golpeando duramente a nuestra región, y hacer todos los esfuerzos necesarios para cubrir las necesidades de sus pueblos, pero no es a costa de poner en riesgo la vida de un grupo de trabajadores que se encuentran tan precarizados. Hacemos el llamado a que la Controlaría se haga presente en los municipios de la región y cumpla su rol fiscalizador, obligando a los alcaldes a respetar las medidas de teletrabajo para sus equipos a honorarios y no exponerlos al serio riesgo de contagiarse o ser portadores de este virus. Los y las trabajadoras deben quedarse en sus casas y desempeñar sus funciones desde allí. Basta de precarización para estos trabajadores, que ya se han visto mancillados por sus pésimas condiciones laborales y que ahora se les suman exigencias que atentan contra su salud y su vida, las que no pueden rechazar por el miedo de represalias y la pérdida de su única fuente laboral.

Deja un comentario