Actualidad

Desigualdad y Coronavirus: La condena a sobrevivir.

La crisis del coronavirus, solo ha evidenciado una realidad ya existente en nuestro país, y se llama desigualdad social. La hemos visto a diario, cuando caminamos por la ciudad, cuando firmamos un crédito para estudiar, cuando hacemos la fila en el supermercado y vemos a ese anciano sacando cosas de su canasta de alimentos porque no tiene para pagar, pero miramos hacia el lado. La desigualdad esta ahí latente frente a nosotros.

Las medidas anunciadas por el gobierno en ayuda de los desempleados, solo agrava más la situación de las familias más vulnerables y agudiza la desigualdad en Chile. Una serie de medidas que finalmente tienen una doble lectura, un bono de $50.000 entregado por una única vez, pero para ser causante de este beneficio hay que cumplir con requisitos rebuscados y forzados, cuando según la Fundación Sol, “la línea de la pobreza para un hogar promedio es de $448.324” ¿realmente con $50.000 bastará para una familia, a sabiendas que el coronavirus durará más de un mes? Pero ¿cuál es el concepto de familia/hogar de este gobierno? Aún creen que la inmensa mayoría de hogares chilenos están compuestos por familias nucleares, esto solo refleja su gran lejanía con la realidad social. 

En Chile la participación laboral femenina ha tenido un impacto significativo en las últimas dos décadas, los hogares monoparentales que tienen como jefe de hogar a una mujer son los que tienen mayor grado de pobreza. En nuestro país ser mujer y madre es difícil, pero ser mujer, madre, divorciada/separada y trabajar para mantener un hogar es una lucha diaria. Nuestra región de La Araucanía, es una de las más pobres del país o dicho en lenguaje figurado “atraso salarial más pronunciado”, el 70 % de los trabajadores percibe menos de $500.000 al mes. Es simple, personas que trabajan jornadas completas, mucho más de lo legal (horas que jamás serán remuneradas), endeudadas, tienen sueldos miseros ¡que no alcanzan para vivir en Chile!, es la realidad de la clase obrera que sostiene a este país. El coronavirus solo nos enrostro lo que ya era una realidad, la desigualdad social.